Normas mínimas para solicitantes de asilo

En un fallo reciente, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea confirmó que Estados Miembros deberían asegurar para solicitantes de asilo un nivel digno de vida. El tribunal prestó particular atención a la obligación de asegurar la unidad de la familia. Este reglamento también es aplicable en situaciones en las cuales el Estado no puede o no provee asistencia en especie, y decide otorgar asistencia financiera. Obstáculos prácticos, como la sobrecarga del sistema de acogida, no justifican la negación del apoyo. En el caso Saciri, el Tribunal se apoyo, entre otras cosas, en provisiones encontradas la Carta de Derechos Fundamentales.

Según legislación de la UE, implementada por Estados Miembros, un solicitante de asilo debe tener un nivel digno de vida asegurado. El apoyo debería incluir alojamiento, comida y ropa. Los Estados pueden escoger la forma en la cual proveen asistencia – puede ser en especie, o en forma de subsidios o bonos. La cantidad de asistencia otorgada es determinada por cada Estado Miembro. En Octubre del 2010, la familia Saciri solicito asilo en Bélgica. La institución de acogida Fedasil, informó a la familia que debido a una sobrecarga en el sistema no se les podía ofrecer alojamiento. Al no recibir vivienda mientras esperaban el resultado de su petición de asilo, alquilaron un apartamento en el mercado privado. Pero la familia no tenía forma de regular las tasas del alquiler. Buscaron asistencia social para una remuneración. El centro rechazó la petición, citando que la familia no podía recibir remuneración porque estaba fuera de los auspicios de Fedasil.

En su fallo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea confirmó que los Estados tienen la responsabilidad de asistir a solicitantes de asilo desde el momento que registran dicha solicitud. El respeto por los derechos fundamentales, en particular aquellos delineados en el Articulo 1 de la Carta de Derechos Fundamentales, el cual indica que la dignidad humana debe ser respetada, no permite que se le niegue asistencia a solicitantes de asilo.

En la opinión del Tribunal, legislación de la UE no inhibe, en el caso de una sobrecarga de instalaciones de alojamiento destinadas para solicitantes de asilo, que otros órganos dentro del sistema de asistencia al público en general se involucren. Esto es posible siempre y cuando el sistema garantice que los requerimientos mínimos delineados por legislación de la UE se cumplan.

El fallo en el caso Saciri confirmó que, mientras Estados Miembros pueden decidir que tipo de asistencia ofrecen, así sea en especie, a través de subsidios o bonos, el nivel de apoyo debe ser, en todos los casos, suficientes y adecuados. Estados deben preservar la unidad de la familia y considerar el bienestar de los menores – la asistencia debe permitir el alojamiento de menores con sus padres. Al mismo tiempo, el Tribunal resaltó que no era apropiado dejar que los solicitantes de asilo escojan una vivienda adecuada por si mismos.

Fallo en Saciri - Caso C‑79/13

Zuzanna Warso, abogada de Helsinki Foundation for Human Rights (Fundación Helsinki para los Derechos Humanos)