#MeAndMyRights: ¿Derechos Fundamentales" o "Derechos Humanos?

¿Cuál es la diferencia entre estos dos términos? La segunda parte de nuestra serie #MeAndMyRights responde a esta pregunta y muchos más.

No hay diferencia. En los últimos cien años, muchos términos se han utilizado para describir lo que hoy se conoce generalmente como "derechos humanos", tales como " derechos del hombre", "libertades civiles" o "libertades fundamentales".

Hay dos teorías sobre por qué la UE eligió el término "fundamentales" en lugar de "derechos humanos".

Una de ellas es que la UE se sentía más cómoda con "fundamental" en lugar de "humano" porque era el término utilizado por las constituciones de algunos países de la UE. La otra teoría es que la UE es algo narcisista, piensa que es demasiado - para la legislación internacional de derechos humanos, y quiere que los ciudadanos europeos piensen que ha hecho algo bueno para ellos mediante la creación de "derechos fundamentales". Gracias por intentarlo, UE.

¿Qué tiene un nombre?

En términos generales, las personas que trabajan en el sistema de la UE en materia de derechos humanos dentro de la UE utilizan el término «derechos fundamentales». Cuando se les pregunta, dicen que los derechos fundamentales "hacen referencia a los derechos humanos protegidos por la legislación de la UE.

En términos legales, a los derechos de la Carta de Derechos Fundamentales (habrá más sobre esto en breve) se les da el mismo significado que a sus correspondientes en el Convenio Europeo de Derechos Humanos y en los tratados de derechos humanos de la ONU.

Por ejemplo, cuando el Tribunal de Justicia de la UE tiene que definir el significado del derecho a un juicio justo protegido en la Carta de la UE, por lo general les basta con ver lo que ha dicho el Tribunal Europeo de Derechos Humanos al respecto y copiarlo.

Los derechos humanos son "universales"

En realidad, la Carta de los Derechos Fundamentales no crea nuevos derechos o derechos que sean diferentes de las ya incluidos en otros tratados internacionales de derechos humanos. Y así es como debe ser. Se supone que los derechos humanos son "universales" - lo que significa que pertenecen a alguien sencillamente porque son humanos. Aunque a veces puede haber ligeras diferencias en la forma en que se interpretan, los derechos humanos no deben cambiar entre país y país o de una cultura a otra.

Algunos afirman que la Carta de los Derechos Fundamentales es la lista más moderna y más larga de los derechos humanos.

Esto no es cierto en realidad. La Carta enumera unos pocos derechos que no se mencionan explícitamente en otros tratados, como el derecho a la protección de datos. Pero, en su mayor parte, todos los derechos de la Carta ya estaban reconocidos en el derecho internacional. Por ejemplo, la protección de datos solo estaba tratada como parte del derecho a la intimidad. Cuando los países miembros de la UE acordaron la lista de los derechos contenidos en la Carta de los Derechos Fundamentales, en gran medida se limitaron a copiar los derechos enumerados en la Convención Europea de Derechos Humanos y en los tratados de derechos humanos de la ONU -a los que ya se habían sumado individualmente muchos años antes.