Lituania: Los tribunales se niegan a procesar a un autor por ofender el legado histórico nacional

El Tribunal Regional de Vilna ratifica la decisión de la fiscalía que se negó a iniciar una investigación de la novela "Žali" de Marius Ivaškevičius, pues procesar al autor por su obra sería antidemocrático.

Varias organizaciones piden que se procese al autor por el contenido de su libro

La novela posmoderna Žali ("Los Verdes") retrata la vida de luchadores por la liberación lituanos en distintas situaciones cotidianas, con algunos fragmentos de humor. Esta representación posmoderna de los partisanos ha provocado la ira de las organizaciones que defienden el legado histórico de Lituania. Cuando el autor del libro, Marius Ivaškevičius fue galardonado con el Premio Nacional de Cultura y Arte de Lituania en 2018, estas organizaciones pidieron a la fiscalía que iniciara investigaciones previas sobre el presunto apoyo y la negación o minimización de los crímenes internacionales, soviéticos y nazis contra la República de Lituania y su pueblo, así como por denigrar la memoria de los fallecidos.

La Fiscalía deniega la petición

La Fiscalía rechazó la solicitud y señaló que la libertad de expresión es uno de los fundamentos sobre los que se asienta toda democracia y que el derecho penal solo puede emplearse contra obras literarias que promuevan el odio nacional, racial, religioso o social, que traten de incitar a la violencia y a la discriminación, en casos de calumnia y desinformación deliberada o cuando sea necesario para proteger la vida, la privacidad, la decencia pública o el orden constitucional.

Las organizaciones recurrieron esta sentencia ante el Tribunal Regional de Vilna.

Los jueces rechazan la apelación

El recurso fue rechazado por un panel de jueces que consideraron que en una democracia los autores de obras literarias deben gozar de mucha libertad de expresión e imaginación artística. Los escritores tienen derecho a expresar su opinión sobre cualquier tema, incluso sobre aquellos que son especialmente delicados.

El Tribunal también se basó en la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y del Tribunal Constitucional de Lituania que dictamina que juzgar a escritores por obras literarias es el sello distintivo de los Estados totalitarios, no de las democracias. Tampoco puede considerarse un ultima ratio dentro del derecho penal (una medida de último recurso). Un proceso judicial no es la forma apropiada de responder por parte del Estado ante una obra literaria, la creatividad de un autor y la libertad de expresión

Por último, el tribunal no estuvo de acuerdo con la acusación de que Ivaškevičius denigraba la idea de la resistencia, que fue muy importante para Lituania. Cualquier persecución o enjuiciamiento del escritor por su trabajo iría en contra de los propios ideales de la Lituania libre por la que lucharon los partisanos.

Puedes leer más sobre el caso aquí (en lituano).