Las enmiendas a la ley lituana amenazan la libertad de expresión

El Parlamento lituano ha inaugurado el nuevo año intentando una vez más restringir la libertad de expresión de ciudadanía y medios de comunicación.

Las enmiendas propuestas amenazan la libertad de criticar a las autoridades y cuestionan sus opiniones

Las enmiendas a la Ley de Provisión de Información a la Ciudadanía, presentadas el pasado 2 de enero por la Comisión de Cultura del Parlamento lituano, amenazan la libertad de criticar a las autoridades lituanas y debatir la historia del país. Asimismo, otorgan al Estado amplios poderes para prohibir a los medios de comunicación la difusión de información. Se argumentan estos cambios con razones vagas, siendo el supuesto objetivo neutralizar las informaciones "que vayan en contra de los intereses de la seguridad nacional".

Las enmiendas al borrador de la ley pretenden impedir la publicación de información en los medios de comunicación públicos cuando esta "intenta distorsionar la memoria histórica de la República de Lituania, promueve la insatisfacción y la desconfianza en sistema democrático o en el país, sus instituciones y ejército,o si fomenta la división nacional y cultural, debilita la identidad nacional y el compromiso cívico, socava la determinación de los ciudadanos para defender su país, o influye sobre la democracia, los comicios o el sistema de partidos de modo que la seguridad nacional se vea mermada".

Enmiendas incompatibles con los estándares de libertad de expresión

Según el Human Rights Monitoring Institute (HRMI), las enmiendas propuestas son incompatibles con las normas sobre libertad de expresión estipuladas por la Constitución lituana y, además, van en contra del Convenio Europeo de Derechos Humanos. La ley enmendada permitiría a las autoridades restringir injustificadamente la libertad de expresión y el debate público sobre cuestiones históricas, políticas, culturales y demás asuntos públicos importantes. También limitaría el derecho a criticar a las autoridades y podría bloquear el acceso de la ciudadanía a información sobre temas políticos o de interés público.

Según el HRMI, "la crítica a las autoridades estatales está invariablemente ligada a la libre expresión de la insatisfacción sobre el comportamiento general o particular de los políticos. En algunos casos, dicha crítica sirve para expresar desconfianza en estas autoridades por incompetencias, conflictos de intereses, etcétera. De aprobarse esta prohibición general, cualquier evaluación negativa del papel de las autoridades podría tacharse de fomento de la desconfianza y la insatisfacción con Lituania o sus instituciones".

La Constitución permite explícitamente las voces críticas

La Constitución lituana consagra de manera explícita el derecho a criticar a las autoridades estatales y prohíbe la censura de esas críticas. La importancia de este derecho ha sido destacada asimismo por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que señaló que, en los países democráticos, tanto los medios de comunicación como la opinión pública deben examinar y valorar la acción o inacción de los gobiernos. Además, los medios de comunicación no sólo tienen derecho a difundir esa información de tipo político, sino que la ciudadanía goza del derecho a recibirla.

En su presentación a las comisiones parlamentarias, el HRMI recomendó que se rechazaran por completo estas enmiendas.