La Comisión pone la Legislación de Asilo y Retorno de Hungría en manos del máximo tribunal de la UE

La Comisión Europea ha decidido poner a Hungría en manos del Tribunal Europeo de Justicia por la no adecuación de su legislación de asilo y retorno a la normativa de la UE. Además, ha abierto un procedimiento por infracción por la Ley Stop Soros.

Las políticas migratorias del gobierno húngaro vuelven a estar bajo los focos después de que la Comisión Europea (CE) anunciara el jueves que ponía a Hungría en manos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dado que su legislación de asilo y retorno no se adecua a la normativa de la UE.

Aparte, la CE ha enviado al gobierno de Budapest un escrito de requerimiento como primera fase de un procedimiento por infracción con respecto a la denominada ley Stop Soros, una nueva ley húngara que criminaliza las actividades de apoyo a los solicitantes de asilo y residencia y que restringe aún más el derecho a solicitar asilo. El escrito de requerimiento es el primer paso del procedimiento formal por infringir la normativa de la UE. Las autoridades húngaras tienen dos meses para responder.

Ya en junio, antes de la votación de la Ley Stop Soros en el Parlamento húngaro, la Comisión de Venecia del Consejo de Europa instó al gobierno húngaro a no aprobar esta legislación sin tener antes en cuenta las recomendaciones preliminares del organismo. Pero, pese a ello, el gobierno húngaro no esperó a la recomendación final de la Comisión de Venecia y aprobó la ley unos días más tarde. Su análisis concluía que las cláusulas analizadas vulneraban la libertad de asociación y expresión y debían ser revocadas.


Un desacuerdo de larga data

La legislación de asilo de Hungría ha estado bajo los focos de la Comisión Europea desde diciembre de 2015, mes en el cual se abrió un procedimiento por infracción desde Bruselas. Después de muchas idas y venidas entre la comisión de Juncker y el gobierno de Viktor Orbán, en diciembre de 2017, la Comisión envió un dictamen motivado.

A partir de la respuesta del gobierno húngaro, la CE concluyó que la mayoría de preocupaciones planteadas no se habían abordado y, por lo tanto, ahora ha decidido poner el caso en manos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, la última etapa del procedimiento por infracción.


Qué es lo que le preocupa específicamente a la UE de la legislación de asilo:

  • La legislación húngara es incompatible con la normativa de la UE.
  • Contraviene los procedimientos de asilo de la UE limitar la aceptación a trámite de las solicitudes de asilo a zonas de tránsito a las que solo puede acceder un número limitado de personas y después de periodos de espera excesivamente largos.
  • La normativa húngara no respeta el límite legal máximo de cuatro semanas para la retención de una persona en un centro de tránsito.
  • Hungría no ofrece un acceso eficaz a los procedimientos de asilo y de manera regular devuelve a las personas al otro lado de la frontera aunque quieran solicitar asilo en el país.
  • No se aplica la Directiva de condiciones de acogida de la UE: Hungría utiliza con frecuencia la detención indefinida de los solicitantes de asilo en las zonas de tránsito.
  • Se infringe la Directiva de Retorno de la UE: Hungría no garantiza que las resoluciones de retorno se emitan caso por caso.


  • Qué es lo preocupante de la Ley Stop Soros:

  • A la CE le resulta preocupante porque las medidas que impone la ley restringen las libertades individuales, impidiendo que cualquiera que tenga un procedimiento penal abierto a causa de esta legislación se acerque a las zonas de tránsito de las fronteras de Hungría, donde se retiene a los solicitantes de asilo.
  • Se criminalizan las actividades de apoyo a los solicitantes de asilo y residencia: las penas que impone la ley van del confinamiento temporal a un año de cárcel.
  • Esta ley además restringe de modo excesivo el ejercicio del derecho a la libertad de movimiento de los ciudadanos de la UE.