Brutalidad policial en la UE: Por qué Timmermans debe aclarar qué quiso decir

Durante las últimas dos semanas se han difundido videos en todas partes que muestran cómo policías españoles golpean a ciudadanos catalanes pacíficos que participaban en un referéndum declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional de España.

Videos alarmantes

El referéndum y las manifestaciones que se derivaron del mismo fueron debatidos en el Parlamento Europeo el día 4 de octubre. El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, afirmó en su intervención: "Voy a ser muy claro: la violencia no resuelve nada en política. Nunca es una respuesta, nunca una solución. Y nunca puede utilizarse como arma o instrumento. Europa lo sabe mejor que cualquier otro lugar del mundo. Nadie quiere ver la violencia en nuestras sociedades. No obstante, todo gobierno tiene el deber de defender el Estado de derecho y ello a veces requiere el uso proporcional de la fuerza".

Los medios de comunicación han interpretado estas palabras como una muestra de aprobación. Casi todos los grandes medios han publicado noticias que señalan que un alto cargo de la Unión Europea aprueba lo sucedido y no ve la necesidad de abrir una investigación sobre los hechos. Liberties opina que su discurso deja demasiado margen a la interpretación y que por ello, debe aclarar lo que realmente quiso decir. Además pensamos que debe llevarse a cabo una investigación sobre la actuación policial.

Las imágenes de los videos son muy preocupantes: la policía haciendo uso de la violencia y la intimidación contra manifestantes que están haciendo cola para votar o que están sentados en el suelo de los centros electorales. Se ordenó a las personas en los centros electorales que se fueran a su casa, pues para el gobierno español y el Tribunal Constitucional el referéndum era inconstitucional.

Qué es lo verdaderamente importante

No debemos olvidar que la libertad de reunión no depende de si estás de acuerdo con la gente que está ejerciendo sus derechos, ni siquiera si estás de acuerdo con la forma en que los ejercen. No debería importar si te parece que los catalanes deben tener un Estado independiente o no, ni lo que pienses sobre las consecuencias económicas de tal separación. No debería importar lo que pienses acerca de si los organizadores deberían haber cancelado el referéndum cuando el Tribunal Constitucional lo declaró inconstitucional. Lo que verdaderamente importa es que las personas que fueron a los centros electorales querían expresar una opinión. Te puede parecer que, cuando un acto de este tipo se considera inconstitucional, no merece más que un voto de Facebook. Pero también debes entender que estas personas estaban tratando de expresar su opinión de manera pacífica, y de acuerdo con las pruebas de video y fotográficas, cuando la policía trató de prohibírselo, se manifestaron de forma pacífica permaneciendo alrededor de los centros electorales.

Cabe subrayar que participar en un referéndum, sea legal o no, forma parte del ejercicio de la libertad de expresión. De igual forma, participar en una manifestación, sea legal o no, también forma parte del derecho de las personas a ejercer su libertad de expresión, siempre y cuando la manifestación sea pacífica. Este tipo de participación es una de las formas más importantes a través de las cual la gente puede expresar su opinión política.

Dos cuestiones que es preciso investigar

Liberties sostiene que hay dos cuestiones que deben ser investigadas. En primer lugar, si el intento de las autoridades españolas de prohibir que las personas ejercieran la libertad de expresión para votar en este referéndum inconstitucional respeta las normas internacionales de derechos humanos y el derecho español. En segundo lugar, es preciso investigar si la actuación policial cumplió estas normas jurídicas.

El derecho internacional de derechos humanos admite que la policía pueda recurrir a la fuerza contra las personas en determinadas circunstancias, concretamente, cuando sea "necesario" y "proporcionado" para alcanzar un objetivo legítimo. De acuerdo con el informe de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos del Consejo de Europa, para que el uso de la fuerza sea "proporcionado", debe demostrarse claramente que "los beneficios que se derivan del objetivo superan los daños que causa la violencia". Para que esa fuerza sea "necesaria" debe demostrarse que "se utilizó el mínimo grado de fuerza necesaria para alcanzar un objetivo legítimo".

Liberties cree firmemente que es preciso llevar a cabo una investigación sobre el uso de la fuerza por parte de la policía. Una investigación de este tipo solo se puede realizar a través de los casos particulares. En cualquier sociedad democrática, las fuerzas de seguridad tienen el deber de restringir el uso de la fuerza al mínimo necesario, facilitar las protestas pacíficas y proteger a los manifestantes a la vez que mantienen el orden público. Cualquier abuso por parte de las fuerzas de seguridad del Estado supone por lo tanto "una amenaza grave para el Estado de derecho”.

Puede que la policía española tuviera razones legítimas para disolver los centros electorales y enviar a la gente a sus casas. En algún caso individual, incluso se puede justificar la fuerza física. No lo sabemos. Pero no cabe lugar a dudas de que en los videos se ve claramente el uso excesivo de la fuerza. El uso de porras contra personas que no muestran ni el más mínimo gesto que pueda ser interpretado como una intención de ataque, el arrastrarles del pelo o golpearles solo se puede interpretar como un uso desproporcionado de la fuerza.

La Comisión debe pronunciarse

Las ONG de derechos humanos y el Relator Especial de la ONU sobre el derecho a la libertad de reunión y asociación pacífica han instado al diálogo político para disipar las tensiones en Cataluña tras el referéndum. El Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa pidió al Estado español que investigara las denuncias sobre el uso desproporcionado de la fuerza por la policía en Cataluña.

La libertad de reunión es una de las formas más importantes de participar en la vida democrática de un país y de expresar la opinión política. Es un derecho fundamental de todos los residentes europeos reconocido en la Carta de los Derechos Fundamentales (la cuasi-constitución de la UE que entró en vigor con el Tratado de Lisboa en 2009). Debido a que la Comisión es la garante de los Tratados y la responsable de la protección de los valores en los que se fundamenta la Unión, Civil Liberties Union for Europe cree que debe pronunciarse con rotundidad y presionar para que se lleve a cabo una investigación sobre la posible violación de los derechos fundamentales en España, pues si la Comisión no actúa en consecuencia, perderá credibilidad.

Liberties también cree que el vicepresidente primero Frans Timmermans debe aclarar el significado de su intervención ante el Parlamento Europeo, expresar su preocupación por la actuación de la policía española y pedir que se lleve a cabo una investigación independiente sobre la actuación policial. Por eso, Liberties le ha escrito esta carta.