La Agencia de Protección de Datos neerlandesa pone una multa de 48.000 euros a un banco

La Agencia de Protección de Datos neerlandesa multa a Theodoor Gilissen Bankiers por violar la legislación sobre privacidad.

Datos denegados

La Agencia Neerlandesa de Protección de Datos ha impuesto una multa de 48.000 euros a Theodoor Gilissen Bankiers (TGB) por violar la legislación sobre privacidad. TGB, ahora conocida como InsingerGilissen Bankiers, ofrecía servicios de operaciones de mercado al cliente involucrado en la demanda.

Este cliente solicitó a TGB en 2016 sus datos personales. Quería que el banco le mostrara una visión general de los datos personales que tenían de él, el origen de los mismos y con quién los compartían.

El banco denegó el acceso a los datos solicitados, a pesar de que está obligado a hacerlo. El abogado del cliente presentó entonces una denuncia ante la Agencia Neerlandesa de Protección de Datos argumentando que el hecho de que el banco no proporcionara los datos constituía una violación de la legislación en materia de privacidad, con el fin de obtener acceso a los datos solicitados.

Multa

Tras la investigación, la Agencia de Protección de Datos dio un plazo de 2 meses al banco para que le diera acceso a los datos. Para ello, impuso una orden con una penalización de 12.000 euros por cada semana que el banco no cumpliera plenamente la solicitud de inspección, hasta un máximo de 60.000 euros.

Cuatro semanas después del vencimiento del plazo de dos meses, a finales de 2017, el banco proporcionó una visión completa de los datos del cliente. Siguiendo los términos establecidos, la Agencia emitió un multa de 48.000 euros al banco.

TGB se ha opuesto al importe de la multa y ha recurrido la decisión de la Agencia Neerlandesa de Protección de Datos.