¡Di no a la censura en internet en Europa!

La UE está finalizando una nueva propuesta de censura. Si se convierte en ley, todo el contenido que subas y compartas con tus amigos será filtrado y prohibido por bots en nombre de la protección del copyright. ¡Envía un correo a los europarlamentarios!

¡Di no a la censura en internet en Europa!

87%
43681 firmas solicitud

Una nueva era de censura en Europa amenaza la libertad de expresión en internet. YouTube, Facebook y otras plataformas de intercambio en línea podrían verse obligadas muy pronto a aplicar algoritmos que supervisen si el contenido que se sube a la red tiene elementos con derechos de autor. Filtrarán y eliminarán todo lo que pueda causar un problema. ¡No dejes que esto ocurra! ¡Defiende la libertad de expresión y protesta ante esta propuesta enviando un correo electrónico a los europarlamentarios!

Estimado/a europarlamentario/a,

Le escribo como ciudadano/a de la UE preocupado/a por la posible amenaza a mis derechos fundamentales.

El Parlamento Europeo tiene el deber de proteger los derechos y libertades fundamentales. El Artículo 13 de la Directiva sobre derechos de autor en el mercado único digital viola gravemente la libertad de expresión y la protección de datos personales consagrados en la Carta de Derechos Fundamentales.

El borrador del Artículo 13 de la Directiva introduce nuevas obligaciones para los proveedores de servicios de intercambio y almacenamiento de contenido en internet generado por los usuarios -como las plataformas donde se comparten videos o fotos- y estas obligaciones figura la de controlar y filtrar el contenido que se sube a sus servicios.

El Artículo 13 contradice la legislación vigente de la UE y la jurisprudencia del Tribunal de Justicia. La Directiva sobre comercio electrónico (2000/31/EC) regula la responsabilidad de las plataformas de internet que almacenan contenido en nombre de sus usuarios. De acuerdo con la legislación vigente, los proveedores tienen la obligación de eliminar cualquier contenido que viole las normas de derechos de autor tan pronto se les haya informado de ello.

El Artículo 13 obligaría en cambio a estas empresas a que vigilen de forma activa el contenido que suben sus usuarios, contradiciendo la norma de «obligación general de no monitorear» de la Directiva sobre comercio electrónico. El Tribunal de Justicia ha denegado dos veces el requisito de instalar un sistema de filtrado en las comunicaciones electrónicas, en los casos Scarlet Extended (C 70/10) y Netlog/Sabam (C 360/10). Por ello, una disposición legislativa que obligue a que las empresas de internet instalen un sistema de filtrado, sería rechazada casi con toda seguridad también por el Tribunal de Justicia, pues contraviene el requisito de justo equilibrio entre el derecho a la propiedad intelectual y los derechos a la libertad de empresa y a la libertad de expresión (de recibir o difundir información).

La obligación de filtrar el contenido de esta forma violaría la libertad de expresión establecida en el Artículo 11 de la Carta de los Derechos Fundamentales.Las empresas de Internet, como cualquier empresa, tienen como fin generar beneficios, es decir, que harán lo que sea por evitar cualquier multa posible. De esta forma, se les incentiva inherentemente a aplicar mecanismos de filtrado para evitar posibles sanciones y consecuentemente a un filtrado y eliminación de contenido excesivo que limitará tanto la libertad de difundirinformación como la de recibirla.

Si la legislación de la UE entra en conflicto con la Carta de los Derechos Fundamentales, es probable que los tribunales constitucionales nacionales la dejen sin efecto, lo que significa que se aplicará de forma desigual en los distintos Estados miembros hasta que lo resuelva el Tribunal de Justicia. Lo mismo sucedió con la Directiva sobre retención de datos (2006/24/CE), cuando los legisladores de la UE ignoraron los problemas de la falta de compatibilidad con la Carta de Derechos Fundamentales. En 2014, el Tribunal de Justicia declaró que la Directiva sobre retención de datos no era válida ya que violaba la Carta.

La Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior (LIBE) del Parlamento Europeo votó en contra de la solución de censura formulada en la propuesta de la Comisión para el Artículo 13. LIBE propone que se eliminen las dos disposiciones más polémicas del Artículo 13. En primer lugar, recomienda que se elimine el filtrado obligatorio para cada subida de contenido individual en internet. En segundo lugar, clarifica que las medidas para garantizar el cumplimiento de los acuerdos de licencia no deberían incluir obligaciones generales de supervisión para las empresas. La solución de LIBE, sin embargo, no ofrece un mecanismo adecuado de reclamación y compensación para aquellos cuyos derechos fundamentales se incumplen accidentalmente cuando las empresas eliminan contenido que no viola los derechos de propiedad intelectual ni constituye una excepción para proteger un interés público legítimo.

La propuesta de eliminar las partes más polémicas supone un enfoque más equilibrado que el artículo 13 original, que, de aprobarse en su forma actual, violaría claramente los derechos fundamentales. Sin embargo, existen formas menos intrusivas que la propuesta de LIBE para lograr un equilibrio que proteja los derechos de autor sin vulnerar la libertad de expresión y la protección de datos. El proyecto de Directiva regula los acuerdos de licencia en detalle. No es preciso contar con requisitos especiales adicionales en virtud del Artículo 13. La supresión del Artículo 13 mantendría la lógica estructural de la propuesta de la Directiva y no pondría en peligro los derechos de los autores.

Le pedimos que proteja nuestros derechos fundamentales y vote en contra del Artículo 13. Esta es la única forma de garantizar el cumplimiento de la Carta de Derechos Fundamentales garantizando a la vez que se protejan los derechos de propiedad intelectual.

Atentamente,


Dear Member of the European Parliament,

I’m sending this letter as a concerned citizen of the EU whose fundamental rights are under threat.

The European Parliament is responsible for the protection of fundamental rights and freedoms. Article 13 of the proposed Directive on Copyright in the Digital Single Market seriously violates the freedom of expression and personal data protection enshrined in the Charter of Fundamental Rights.

The draft Article 13 of the Directive introduces new obligations on internet service providers that share and store user-generated content, such as video or photo-sharing platforms, including obligations to monitor and filter uploads to their services.

Article 13 contradicts existing EU rules and the case law of the Court of Justice. The Directive of Electronic Commerce (2000/31/EC) regulates the liability for those internet companies that host content on behalf of their users. According to the existing rules, providers have an obligation to remove any content that breaches copyright rules as soon as it is brought to their attention.

In contrast, Article 13 would force these companies to actively monitor their users' content. This contradicts the ‘no general obligation to monitor' principle in the Electronic Commerce Directive. The requirement to install a system for filtering electronic communications has twice been rejected by the Court of Justice, in the cases Scarlet Extended (C 70/10) and Netlog/Sabam (C 360/10). Therefore, a legislative provision that requires internet companies to install a filtering system would almost certainly be rejected by the Court of Justice. This is because it would contravene the requirement that a fair balance be struck between the right to intellectual property on the one hand, and the freedom to conduct business and the right to freedom of expression, such as to receive or impart information, on the other.

The requirement to filter content in this way would violate the freedom of expression set out in Article 11 of the Charter of Fundamental Rights. Internet companies, like all commercial enterprises, exist to generate a profit. This means that they will try to avoid the possibility of fines. As such, they are inherently incentivised to apply filtering mechanisms, and to do so in such a way as to minimise possible liability. This will lead to excessive filtering and deletion of content, and it will limit both the freedom to impart information and the freedom to receive information.

If EU legislation conflicts with the Charter of Fundamental Rights, national constitutional courts are likely to be tempted to disapply the conflicting law, leading to the uneven application of EU law across the member states until the issue is resolved by the Court of Justice. This is what happened with the Data Retention Directive (2006/24/EC), when EU legislators ignored compatibility problems with the Charter of Fundamental Rights. In 2014, the Court of Justice declared the Data Retention Directive invalid because it violated the Charter.

The Civil Liberties, Justice and Home Affairs Committee (LIBE) of the European Parliament voted against the censorship solution put forward in the Commission's proposal for Article 13. LIBE proposes to remove the two most controversial provisions of Article 13. First, it recommends removing mandatory filtering for every single upload to the internet. Second, it clarifies that measures to ensure enforcement of licensing arrangements should not include general monitoring obligations for internet companies. LIBE’s solution, however, does not offer a proper redress and complaint mechanism to those whose fundamental rights are accidentally breached when companies remove content that does not violate intellectual property rights or fall within an exception to protect a legitimate public interest.

Removing the most controversial parts offers a more balanced approach than the original Article 13, which, if passed in its present form, would clearly breach fundamental rights. There are, however, less intrusive ways than LIBE’s approach to balance freedom of expression and data protection on the one hand, and copyright on the other. The draft Directive regulates licensing agreements in detail. There is no need to have further special requirements under Article 13. The deletion of Article 13 would maintain the structural logic of the draft Directive and would not jeopardise right holders’ rights.

We ask you to protect our fundamental rights and vote against Article 13. This is the only way to guarantee compliance with the Charter of Fundamental Rights and still allow intellectual property rights to be protected.

Sincerely yours,

El 20 de junio la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo (JURI) aprobó una versión delartículo 13 del proyecto de Directiva sobre derechos de autor enel mercado único digital que perjudica gravemente los derechos fundamentales de libertad de expresión y libertad deinformación.

Esta es una de esas leyes que realmente sí cambia tu vida diaria. Las consecuencias del Artículo 13 serían inmensas yevidentes.

¡Únete a nuestra campaña y exige una ley de derechos de autor que garantice tu libertad de expresión en línea!

Si haces videos caseros o memes, si tegrabas jugando a videojuegos, si tienes un don para el karaoke quequieres compartir con el mundo... en cualquiera de estos casos y muchos más, el Artículo 13 cambiará las cosas.

Esto se debe a que todos estos contenidos podrán ser censurados y bloqueados por los bots de modo que no se puedan subir a internet, restringiendo gravemente tu capacidad decompartir -y ver- muchas cosas en Internet. ¿Quieres entender loque está en juego? Echa un vistazo a este video.

Tienes que aceptar las cookies de terceros para ver este contenido

Pero aún estamos a tiempo de frenar el Artículo 13. Algunos miembros del Parlamento Europeo se han puesto directamente del lado de los grandes titulares de derechos de autor y ahorrase el esfuerzo de hacer las cosas bien y sacar un proyecto de ley que proteja tanto los derechos de autor con la libertad de expresión de todas las personas.

Ambas cosas son compatibles- podemos proteger tanto el copyright como la libertad de expresión al mismo tiempo.

Si incluimos estas seis garantías en el Artículo 13, los europarlamentarios podrán proteger eficazmente los derechos de todos.

Ahora la batalla se dirige al Pleno, donde todos los europarlamentarios podrán opinar sobre el Artículo 13 y algunos lucharán por una regulación más equilibrada y mejor.

Nuestra labor es convencer a todos los que están dudando. Tenemos que convencerles de que nuestra libertad de expresión es innegociable.

Únete a nuestra campaña ahora y envía nuestro modelo de correo electrónico a los miembros del Parlamento Europeo con un solo clic.

Suma tu voz a la de las otras 40.000 personas que exigen una ley que proteja los intereses de todo el mundo.


Abajo encontrarás un correo que puedes mandar a losrepresentantes de la UE con un solo clic →


Tienes que aceptar las cookies de terceros para ver este contenido Si se aprueba la nueva propuesta de ley sobre derechos de autor, viviremos una nueva era de censura. YouTube, Facebook y otras plataformas de intercambio de contenidos tendrán la obligación de aplicar nuevos algoritmos para comprobar si el contenido que subes a la plataforma contiene algún elemento con copyright. Los bots juzgarán lo que compartes - y lo que se puede compartir contigo. Todo será filtrado y se prohibirá cualquier cosa que pueda causar un problema, del tipo que sea. Nos estamos jugando nuestra libertad de expresión. Esto es un problema de censura

¡No dejemos que esto ocurra! ¡Defiende la libertad de expresión en Europa y protesta contra esta propuesta enviando un correo a los europarlamentarios ahora!

¿Quieres hacer algo más? Llama a tus europarlamentarios de forma gratuita y comparte tu preocupación con ellos.

La protección de los derechos de autor es importante para todos. Pero con esta propuesta la UE ha desarrollado una herramienta inadecuada para protegerla. Pretenden que sean las empresas de internet como YouTube y Facebook las que supervisen todo lo que cuelga la gente en internet y que eliminen cualquier contenido con copyright.

Tienes que aceptar las cookies de terceros para ver este contenido

¿Cómo lo harán? Con bots, por supuesto. Y debido a que una empresa siempre va a preferir pecar de cauta que arriesgarse a una multa, los bots serán tan estrictos que será imposible subir cualquier cosa a una plataforma si existe la más mínima posibilidad de infringir los derechos de autor. ¿Aquel video de tus amigos en un festival de música que querías publicar en Facebook? Prohibido: se escucha música con derechos de autor en el fondo. ¿Ese meme hilarante que querías tuitear? Prohibido: utiliza una imagen de una película.

Evidentemente, los bots no van a distinguir la línea entre lo que es libertad de expresión y lo que es material genuinamente pirateado. Pero no solo está en juego la libertad de expresión, también corre riesgo el derecho a una vida privada, pues la única forma de filtrar todo lo que se sube es vigilándote constantemente.

Todavía no es demasiado tarde para detener esta propuesta, pero tu apoyo es fundamental. Tómate un segundo para enviar este correo electrónico a los miembros del Parlamento Europeo y pídeles que voten en contra.

Lee sobre lo acontecido hasta ahora

¿Quieres saber más sobre por qué está reforma es tan negativa? Lo puedes leer en estos artículos:

¿Quieres hacer algo más? Llama a tus europarlamentarios de forma gratuita y comparte tu preocupación con ello

Nuestros aliados en esta batalla:

Ansol:


ApTI:


BNNRC:


Frënn vun der Ënn:


Index on Censorship:


Associazione Antigone:


Italian Coalition for Civil Liberties and Rights:


Rights International Spain:


Estonian Human Rights Centre:


Polish Helsinki Foundation for Human Rights:


Hungarian Civil Liberties Union:


The League of Human Rights (LIGA):


Human Rights Monitoring Institute:


The Association for the Defense of Human Rights in Romania – the Helsinki Committee:


D3 - Defesa dos Direitos Digitais:


Bits of Freedom:


JUMEN e.V. - Legal Human Rights Work in Germany

Center for Democracy & Technology (CDT)


Copyright for Creativity C4C

Centrum Cyfrowe

Access Info Europe

Open Media