Senadores españoles, ¡por favor, no amordacen la voz de la ciudadanía!

Paralicemos el Proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana en España, que restringiría excesivamente las libertades fundamentales y perpetuaría la discriminación policial. ¡Únete a otros ciudadanos europeos y dile a los senadores que rechacen esta ley injusta!

¡Gracias por tu interés, pero esta campaña ha finalizado!

Los ciudadanos de toda Europa están ejerciendo su derecho a expresar su descontento, a desafiar las políticas gubernamentales y a canalizar sus reclamaciones por medio de la movilización y la protesta pacífica. Una de las medidas tomadas por el gobierno español en respuesta a una sociedad civil activa y que se hace oír frente a las políticas de austeridad, ha sido el Proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, que restringe todavía más las libertades y los derechos en lugar de responder a las necesidades y las peticiones de la gente.

El Proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana de España, conocida como la “Ley Mordaza”, introducirá restricciones excesivas a los derechos de libertad de reunión y libertad de expresión y carecerá de garantías contra el uso de perfiles étnicos por parte de la policía. De hecho, el proyecto de ley, que se discute actualmente en el Senado, ha suscitado la preocupación de la ONU y el Consejo de Europa en relación a las multas desproporcionadas y las restricciones excesivas a los derechos y las libertades.

Las principales objeciones relacionadas con esta ley son las siguientes:

Limitación desproporcionada de la libertad de reunión (o el derecho a protestar): Si se aprueba la ley, los espacios públicos ya no serán espacios para la participación política, debido a las multas que serán impuestas por ciertas protestas pacíficas, tales como las manifestaciones delante del Parlamento (con multas de hasta 30.000€) o la ocupación pacífica de un edificio. También es alarmante que el proyecto de ley da pie a la imposición de multas en caso de protestas pacíficas espontáneas.

Violación de la libertad de expresión: Si se aprueba, la Ley de Seguridad Ciudadana impondrá multas de hasta 30.000€ por el “uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad” que, además de violar la libertad de expresión, puede llevar a la impunidad en casos de excesivo uso de la fuerza por parte de la policía. En muchos casos, estas imágenes son la principal prueba utilizada en los procesos contra estos abusos. El proyecto de ley incluye también como infracción las “faltas de respeto y consideración cuyo destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”, lo que podría llevar a la imposición de multas de hasta 600€ por expresar opiniones críticas de las actividades policiales. Estos comportamientos están protegidos por los estándares internaciones de los derechos humanos y no deberían criminalizarse por medio de la nueva ley.

Falta de garantías contra los perfiles étnicos: Además, el proyecto de ley no establece garantías contra el uso de perfiles étnicos por parte de la policía, ya que no incorpora, para la prevención de estas prácticas, ninguna de las medidas recomendadas por las instituciones internacionales que se ocupan de la protección de los derechos humanos. Se ha demostrado que el uso de perfiles étnicos es ineficaz en la prevención de delitos, es discriminatorio y estigmatiza y criminaliza a un sector de la sociedad española simplemente por su aspecto físico.

Reacciones de las instituciones internacionales

El Comisionado Especial de la ONU para el derecho de libertad de reunión pacífica y de asociación ha expresado también su preocupación por las “restricciones excesivas y desproporcionadas al derecho de libertad de reunión pacífica” que esta ley impondría. Estas restricciones pueden debilitar el “pluralismo, la tolerancia y la actitud abierta necesarios en toda sociedad democrática”. El Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa ha hecho pública su “grave preocupación” en relación a las multas desproporcionadas, así como por la redacción poco concreta de algunas de las provisiones. También ha manifestado que "surge la cuestión de hasta qué punto este tipo de restricciones son necesarias en una sociedad democrática frente a otros medios de proteger la seguridad de la gente y el orden público sin interferir demasiado en el derecho a reunirse libremente".

¡Haz oír tu voz y pide a los senadores españoles que voten contra esta ley!