¡Necesitamos Room for Change!

Drugreporter, en cooperación con otras seis ONG, se complace en presentar la nueva campaña internacional "Room for Change": porque necesitamos cambiar la forma en que reaccionamos ante los problemas del consumo de droga en las ciudades.

¡Gracias por tu interés, pero esta campaña ha finalizado!

En 1987, la ONU decidió celebrar el 26 de junio como Día internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas. A lo largo de muchos años, algunos gobiernos celebraban este Día con rituales anti-drogas, como quemar en público drogas incautadas o ejecuciones televisadas de "burros" del contrabando de drogas. Sin embargo, en los últimos diez años el 26 de junio se ha convertido en un día de acción de la sociedad civil para promover políticas contra la droga basadas en los derechos humanos y la salud pública.

Necesitamos un enfoque nuevo

Este año, en cooperación con Apoyar. No Castigar, lanzamos una campaña en ocho ciudades europeas (Atenas, Belgrado. Bratislava. Bucarest, Budapest, Oporto, Sofía y Varsovia) para educar y movilizar al público para que apoye alternativas innovadoras a las políticas punitivas contra las drogas, como las salas para el consumo de drogas.

La campaña Room for Change está dirigida a aquellas personas cuyas vidas se ven afectadas por el uso de las drogas en la calle, bien porque tengan un pariente que consuma drogas o porque vivan en un barrio donde muchas personas se inyecten drogas. En cada una de las ocho ciudades hay graves problemas relacionados con el uso de drogas inyectables: infecciones de VIH y hepatitis, muertes por sobredosis, basura y molestias.

El sitio web de nuestra campaña proporciona un contenido multimedia de cada ciudad con la situación actual y los retos locales. Para reducir los daños debemos adoptar un enfoque nuevo. En lugar de criminalizar a los consumidores de droga y marginarlos de la sociedad, necesitamos programas que distribuyan material estéril e información, así como crear un entorno seguro e higiénico donde las personas puedan usar sus drogas sin causarse daño y sin molestar a los demás.

Salas para el consumo de drogas

De las experiencias de ciudades como Zurich, Vancouver o Copenhague hemos aprendido que las salas para el consumo de drogas (DCRs) sirven como punto de partida al sistema de tratamiento. Por sí solas no son la solución: sólo funcionan si forman parte de una estrategia integrada contra el consumo urbano de droga.

Esta estrategia debe apoyarse en cuatro pilares: prevención, tratamiento, reducción del daño y cumplimiento inteligente de la ley. Si las ciudades crean un sistema de coordinación contra la droga y proporcionan un presupuesto adecuado para poner en marcha la "Estrategia de los Cuatro Pilares contra la Droga", podemos reducir de manera significativa los problemas de drogas. En nuestra petición, que será enviada a los responsables de estas ocho ciudades, les instamos a hacerlo.

¡Le pedimos que firme nuestra petición en línea, que invite a sus amigos a firmarla, y que comparta nuestra página web de la campaña en Facebook y Twitter!